¿Por qué hay que hacer un TAC en Implantología?

La imagen 3D obtenida mediante Tomografía Computarizada (TC), coloquialmente conocida como TAC o escáner, es una prueba imprescindible en la planificación de un tratamiento implantológico porque muchas veces parece que hay hueso suficiente en radiografías 2D y, al visualizar la imagen 3D, comprobamos que el hueso no es suficiente. En estos casos, para realizar el tratamiento con garantías, será necesario hacer alguna técnica de regeneración.

El orden correcto en la toma de decisiones debe ser:

1º Consulta

2º Radiografía 3D, radiografías 2D, fotografías, escáner intraoral, etc

3º Diagnóstico exacto y valoración de opciones de tratamiento

4º Presupuesto

Algunos pacientes preguntan si es posible hacerse el escáner una vez aceptado el presupuesto. Es una idea aparentemente lógica no querer hacer este gasto hasta no tener tomada la decisión, pero no es correcta ni defendible desde un punto de vista médico. No se puede hacer un presupuesto exacto si no se sabe con certeza el tratamiento que hay que realizar. Esto sólo se sabe después de hacer el diagnóstico detallado, lo cual sólo puede hacerse después de ver la TC.

Por supuesto, esa TC debe ponerse a disposición del paciente que quiera obtener una segunda opinión y debe ser aceptado en cualquier otro centro.

En Instituto Neofacial trabajamos así. Creemos que el rigor científico debe prevalecer sobre estrategias comerciales.

Español