Enemigos de una piel perfecta en verano

El verano es la época del año que más gusta a la mayoría de las personas por ser época vacacional, hacer buena temperatura y tener más horas de sol para hacer un sin fin de actividades.

De igual modo es un etapa del año donde hay que tener especial cuidado con la piel y no sólo a causa de la radiación solar, como podemos leer en revistas o ver en televisión continuamente,  sino también  por varios factores como:

 

  • Las picaduras de los insectos: Las picaduras de mosquitos, mosca negra y otros pequeños insectos, aumentan considerablemente en esta época del año. Puede provocarnos picor e incluso alergias que harán que nos rasquemos creando así irritación en la piel. Es aconsejable utilizar sprays o cremas anti-mosquitos / anti-insectos.
  • Aire acondicionado: Este tipo de aire puede resecar de forma considerable la piel, haciéndola más sensible y puede llegar a agrietarse o cuartearse. Es recomendable una dosis extra de hidratación durante el verano en todo el cuerpo 2 veces al día .
  • Agua de la playa y piscinas: La sal del mar puede resecar considerablemente nuestra piel, más aún si no llevamos la piel hidratada previamente. El cloro de las piscinas puede ser agresivo para la epidermis sobre todo si pasamos largos ratos dentro del agua. Es aconsejable ducharse tras los baños para eliminar tanto el cloro,  como la sal, e hidratar inmediatamente con un alto factor de protección.
  • Calzado y ropa inapropiados: En verano usamos calzado abierto y ropa ligera debido a que las altas temperaturas aumentan la sudoración  de la piel . Esto puede derivar en rozaduras y salpullidos,  y en los pies puede causar hongos o heridas. Es aconsejable para su prevención el uso de cremas para  hidratantes y anti-transpirantes tanto para cuerpo como especificas para pies. 
Español