Tranquilidad, confianza, seguridad, bienestar……. Son los valores que deseamos transmitir a nuestros pacientes día a día. Un elevado porcentaje de la población muestra una actitud de indisposición o incapacidad a la hora de someterse a tratamientos quirúrgicos. Por ello el Instituto Neofacial ofrece a sus pacientes la posibilidad de alcanzar un excelente estado de salud bucodental conforme a su situación utilizando tratamientos sin dolor. Instituto Neofacial es un centro sanitario con autorización administrativa de Centro de Cirugía Mayor Ambulatoria. Dispone de quirófanos y gabinetes dentales equipados para realizar las diferentes técnicas de sedación o anestesia, que en función de la vía de administración de los fármacos y el nivel de sedación conseguida podemos clasificarlos en:

– Sedación oral
– Sedación inhalatoria
– Sedación intravenosa
– Anestesia general

Sedación oral
Es la forma más simple de sedación.
Actualmente acuden a consulta pacientes que han sufrido un trauma dental previo, ansiedad o miedo de forma generalizada: es por ello que existe la opción de tratar esta predisposición que presentan con fármacos vía oral, debidamente protocolizados y pautados, la noche antes y/o momentos antes del tratamiento. Conseguimos ventajas con esta técnica como pueden ser que los procedimientos odontológicos complejos sean completados en menos tiempo y con menor ansiedad del paciente. De esta forma podemos reducir el número de citas y hacerlas más agradables. Es una práctica fácil de aplicar y económica. Sin embargo, existen limitaciones: el paciente debe de venir acompañado, es menos preciso y los efectos de los medicamentos una vez ingeridos son inalterables.

Sedación inhalatoria
Gracias a la sedación mediante Óxido Nitroso podemos alcanzar un aumento del umbral del dolor y, por consiguiente, controlar el miedo y la ansiedad. Para llevar a cabo esta técnica utilizamos una mascarilla perfectamente adaptada a la nariz del paciente por la que va respirando lenta y profundamente, hasta que llega a un punto en que comienza a notar un estado agradable de relajación (como si “flotase”) en el que nota un cierto sopor y pesadez de los labios y de las extremidades.
En el Instituto Neofacial utilizamos un sistema de mezclado automático del gas con control electrónico de la proporción oxígeno/nitroso y control preciso del nivel de sedación alcanzada durante todo el procedimiento.
El óxido nitroso es muy soluble en sangre y otros tejidos, proveyendo de una inducción rápida de la anestesia y, a la vez, una pronta recuperación una vez suspendido su suministro. No es necesario que el paciente acuda a la clínica en ayunas.

Sedación intravenosa
Para llevar a cabo este tipo de técnica es necesario que esté supervisada por especialistas en Anestesiología y Reanimación y en un quirófano con el equipamiento necesario y la autorización administrativa correspondiente. Los resultados que deseamos obtener son inmediatos, ya que es una vía de administración muy eficaz. Conseguimos un estado de sedación, manteniendo todos los reflejos de defensa del tracto respiratorio. Es decir, se conserva la habilidad de tener la vía aérea libre de forma independiente y continua. Existe respuesta ante un estímulo físico y hay contestación a órdenes verbales. Por lo tanto el paciente está tranquilo, no dormido.
Logramos unos efectos altamente beneficiosos, ya que con este procedimiento logramos un estado de calma, relajación, adormecimiento, reducción de la ansiedad y pérdida de la noción del tiempo. Permite una recuperación temprana, pudiendo así retomar las actividades cotidianas poco después del procedimiento.

Anestesia general
En intervenciones largas, en zonas anatómicas en las que la anestesia local es difícil, en pacientes muy nerviosos, en niños pequeños o en pacientes discapacitados la anestesia general es la mejor opción ya que permite realizar la intervención con absoluta inmovilidad del paciente, que se encuentra totalmente dormido, relajado y ventilado mecánicamente.
Con los fármacos anestésicos modernos, que son de vida media muy corta, no es necesario que el paciente permanezca ingresado, pudiendo realizarse la mayoría de procedimientos con la llamada Cirugía Mayor Ambulatoria sin ingreso.
Lógicamente, la anestesia general requiere la participación de un anestesista titulado y un quirófano equipado con respirador, sistemas de monitorización y sistema certificado de gases anestésicos, oxígeno y aire medicinal centralizados.